Quererse durante el confinamiento


¿Te estás cuidando queriendo lo suficiente?

Buenos días, quería dedicar este post a una serie de rutinas y tips que podemos llevar durante estos días para querernos un poco más, porque si, es cuidarse, pero cuando te cuidas por dentro y cuidas tu alma, es quererse.

 Por supuesto, no he descubierto la pólvora, pero son unos cuantos tips que hacen que los días nublados no hagan mella y pasen rápido y que cada día sea llevadero, bonito y feliz. He de decir que juego con ventaja, que yo ya tenía experiencia en pasar tiempo en casa pero justo me he dado cuenta de lo que fallaba, y es que si, podía estar mucho tiempo en casa, pero hacía casa, no hacía hogar.

De hecho, el nombre de HOMESICK, el proyecto, surgió cuando vivi lejos de mi hogar y si, vivía en la casa más bonita del mundo, llena de flores, luz, jardín, balcones, terraza en el tejado, etc. Pero tenía morriña de hogar. Lo que me lleva inmediatamente al punto 1:

Ama tu casa, hazla hogar.Creo que esto nos ha pasado a muchos, no vivíamos la casa. Yo, como trabajaba en casa, en cuanto podía me iba a comer fuera, quedaba con alguien, nos íbamos el finde fuera, planes fuera. No cocinábamos (nunca), no vivíamos la casa. Y me he dado cuenta de que si, aunque no tenga muchos metros cuadrados, que no tenga ni jardín ni terraza, amo mi casa. Me hace feliz. Me gusta estar en ella y no me crea rechazo, no me escupe. Por supuesto, amar a tus compas de cuarentena es clave y yo en eso tengo mucha suerte…

 Hoy me han pasado un vídeo de cómo era nuestra vida antes y de como estamos sujetos a tantos estímulos que nos llevan a querer comprar y lo peor, a creer que necesitamos X cosas para ser felices. Yo, la primera. Por eso, en febrero decidí hacer ‘voto de pobreza’ y no comprar nada. Y ya llevo casi tres meses. Lo que me lleva al siguiente paso: las cosas que no aporten: fuera. Trastos, muebles, ropa, objetos… ¿Te aportan? Pues fuera. Nosotros, la primera semana bajamos al trastero un montón de cosas que nos estorbaban y a día de hoy (un mes después) no las hecho de menos. De hecho seguiría reduciendo cosas materiales.

Limpieza sana. Tanto en tu persona como tu casa. Ventila cada mañana, purifica, cambia las sábanas con mas asiduidad que antes, pasa palo de santo por cada estancia. Dúchate todos los días y lávate el pelo, no perdones ni un día sin hacerte tus rutinas faciales y corporales, porque las haces para ti, para nadie más. Estar a gusto, limpia y oliendo bien, así como tu casa, está íntimamente relacionado con estar feliz. El polvo, los objetos por el suelo, la suciedad, tener el pelo sucio, no haberte quitado el pijama…crea ruido que nos distrae, nos confunde y poco a poco nos va enfurruñando y la casa nos acabaría por ‘escupir’.

Vajilla de cerámica blanco roto con lunares negros Vajilla completa de 6: - 6 platos llanos (25 cm diámetro aprox) blanco roto y lunares negros - 6...

Embellece tu entorno. Es el momento de sacar la vajilla bonita, usar esa taza con filo dorado y su platito que solo pones cuando viene tu madre, poner el mantel y la mesa al completo, con su bajoplato y todo. La cama como si fuera la de un hotel, pon velas y hasta pon flores. Hemos dicho que no es el momento solo de vivir en tu casa, hay que amarla. Y si tienes niños como yo, facilita la recogida de trastos, no te obsesiones y permítete que haya zonas mas descontroladas (que no sucias).

Cuida tu alimentación, come Slow y disfruta con ello. ¿Cuántos han descubierto lo que les gusta y relaja cocinar? Yo sé de uno… Cocina casero y bonito, disfruta con ello. No te alimentes, que cada comida sea un acontecimiento: poner la mesa, ¿qué hay de postre?, hoy abro vino, y los viernes… ¡pizza! Nosotros no habíamos tenido la nevera y la despensa tan llena en la vida, antes me producía estrés pensar los menús, ahora cada semana es más fácil y va saliendo solo. De esto estoy muy agradecida, sin duda hemos mejorado un montón.

 Crea rutinas, horarios, actividades. Te dará la sensación de que llenas el tiempo y te hará más feliz. No dejes el día al libre albedrío. Unos de mis guilty pleasssures de la cuarentena es no tener el despertador y levantarme y remolonear. De hecho estoy batiendo récords históricos en este aspecto. Pero luego, tengo mi rutina creada, mi hoja de ruta diaria a seguir y como nosotros tenemos que trabajar cada día, esto me ayuda un montón.

person holding orange pen on to of journal beside Stabilo Boss highlighter

Escribe. Crea tu diario. Yo he cogido un cuaderno y en él tengo mi sección de tareas laborales, personales, mi metas de alimentación, mis líneas de gratitud, mis proyectos, etc. Esto hace que tengas un momento íntimo de introspección y soledad que te hace estar un poquito mas cuerdo.

Encuentra tu actividad. Por mi parte no voy a ponerme a hacer crossfit en casa, pero encontrar un vídeo de yoga y meditación, una rutina que te guste y te haga sentir bien, algo que te mueva la columna, te estire los músculos y te haga sacudir el esqueleto te hará infinitamente más feliz. 

dreamy destinations, soul and spirit

Y lo último y más importante. Sáltate cada una de las normas siempre que lo necesites, la rigidez solo te llevará a tener más estrés. Recuerda que es una guía, no una imposición.

 

B


1 comentario


  • Suddenly Marta

    Wow! Me ha encantado el post. Gracias gracias por los tips, son todos ellos muy importantes para estar felices en nuestro hogar y alguno a veces se nos olvida! Muaks!


Dejar un comentario